Albóndigas de pescado

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Albóndigas de pescado

Para quien siga mi página no hará falta recordarle que soy doña congelados. Siempre hago el doble de comida de lo que me hace falta, o bien para congelar o porque siempre puedo tener invitados en casa, que se hace apaño.

Pues algo que es muy difícil tener congelado es alguna preparación de pescado, excepto las famosas croquetas de aprovechamiento.

Pues bien, esta receta es muy fácil de hacer y muy cómoda para tener en el congelador y tirar de ella cuando se necesite reequilibrar la dieta, después de muchos días de carne.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los ingredientes:

- 500 grs de Pescado blanco. En este caso las he hecho con rape

- 10 Gambas peladas

- Cebolla

- Una rebanada de pan de molde

- Medio vaso de leche

- Pan rallado

- Sal

- Perejil

- Harina

- Un vaso de vino blanco

- Fumet

 

 

Paso 1

Si no se tiene fumet hecho en casa, se prepara en un periquete con las espinas del pescado y con las cabezas de las gambas. Se ponen a cocer junto con un puerro. Se lleva a ebullición y se deja durante 20-25 minutos.

Paso 2

Quitamos las espinas al pescado y lo trituramos junto con la cebolla, la rebanada de pan de molde, la leche, el perejil, la sal y las gambas. Hasta que quede una textura como así:

 

Paso 3

Se le irá añadiendo pan rallado hasta que podamos hacer bolitas sin que se nos peguen en las manos.

una vez hechas las pasamos por la harina.

Paso 4

Las freímos en aceite caliente y las vamos sacando a un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Para algunos ya puede quedar así la receta, ya que están buenísimas.

 

El caso es que para congelar, lo mejor es que tengan salsurri, que sino se secan demasiado.

Paso 5

Haremos la salsa. Para ello pondremos la cebolla a caramelizar, que no es más que cocinarla en aceite a temperatura muy suave durante mucho tiempo removiendo de vez en cuando para evitar que se queme.

Una vez lista la cebolla le añadimos el vaso de vino blanco y el fumet (más o menos un litro).

Dejaremos que se vaya evaporando poco a poco el fumet hasta que quede la mitad de la cantidad.

Echaremos las albóndigas y las dejaremos que cojan el jugo.

Listo para comer o congelar, a voluntad.

 

 

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es