Revuelto de espinacas con lacón

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Revuelto de espinacas con lacón

 

 

Ya os he dicho más de una vez que en la cocina hay que saber aprovechar.

La semana pasada hice una sopa de la abuela y me quedó toda la carne.

Así que la piqué por separado y la guardé a la espera de poder utilizarla.

Mi madre me regaló estas espinacas de la huerta y, dicho y hecho, revuelto al canto.

 

 

 

 

Los ingredientes son:

- Espinacas

- 6 huevos

- Lacón de sobra de una sopa

- Pan bimbo

- Media cucharilla de pimentón dulce o picante, según se quiera

- Sal

- Aceite

 

Paso 1

Se limpian y se cuecen las espinacas con un poquito de sal. Para cocerlas y que no pierdan las vitaminas, lo mejor es en una olla rápida, o sino, meterlas en el agua fría y que rompa a hervir con ellas en la olla. Unos cinco minutos de cocción es más que suficiente.

Después habrá que ponerlas a escurrir mucho, mucho.

Paso 2

Se corta el lacón en tacos pequeños, como los que venden de jamón serrano, y se mezclan con las espinacas.

Paso 3

Se bate mucho el huevo con la sal y el pimentón y se le agrega la mezcla anterior. Se dejará reposar una media hora.

Mientras tanto vamos preparando el pan bimbo. Lo tostamos y lo cortamos en cuatro trozos.

Paso 4

Se echa un chorrito de aceite en una cacerola de barro (ya que los revueltos son más ricos en barro). Cuando esté caliente se le echa la preparación anterior y se remueve sin parar.

Hay que tener cuidado con la cazuela de barro, ya que conserva el calor y, una vez retirada del fuego, se sigue haciendo. El punto exacto de cocción es cuando aún está brillante el huevo pero no líquido.

Se retira y se sirve con el pan bimbo.

Buen provecho.

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es