Pasta

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Pasta casera

 

En esto de la cocina, todo o casi todo, se puede hacer en casa.

Como es el caso de esta pasta casera.

Hoy íbamos a comer a casa de mis padres y a mi madre le hacía falta pasta fresca. Como es festivo, no hubo más remedio que hacerla, ya que además, es más rica. Y lo bien que se lo pasó mi padre viendo como amasábamos, no tiene precio.

Es sencilla de hacer, aunque habiendo niños por el medio, puede acabar la harina por toda la casa.

Aunque en muchos hogares italianos se estira la masa a mano, es muy complicado, ya que tiene que quedar muy fina para que esté bien, así que yo recomiendo usar una máquina para hacer pasta italiana.

 

Los ingredientes son:

- Medio vaso de agua

- Tres huevos

- La harina necesaria (empezaremos con 500 grs)

 

Paso 1

Pondremos la harina en forma de volcán y depositaremos en medio los huevos y el agua.

Paso 2

Con un tenedor vamos echando la harina hacia el medio del volcán.

Una vez que esté todo mezclado empezaremos a amasar.

Lo mejor, en una superficie lisa y muy limpia.

Paso 3

Sabremos que está la masa lista cuando no se nos quede nada pegada a las manos. En caso de que quede pegajosa añadiremos más harina, y si lo que queda es muy dura, añadiremos agua.

La dejaremos reposar sobre una hora tapada con un film transparente.

Paso 4

Pasada una hora, volveremos a amasar e iremos haciendo bolitas del tamaño de una manzana.

Las iremos pasando por el rodillo de la máquina repitiendo la operación unas cuantas veces, hasta que la pasta esté en su punto. Se sabe que está cuando no se queda pegada al rodillo.

Paso 5

La cortaremos de la manera que queramos, se puede cortar a mano, con un cortapastas o cuchillo afilado, dando las formas deseadas, como láminas grandes para lasaña o canelones, triángulos para maltagliatti, tiras para parpadelle, farfalle, tallarines, etc.

Si usas la máquina de pasta, tiene incorporado un accesorio cortador que permite hacer tagliatelle de diferentes grosores.

También se pueden hacer canelones, para lo cual habría que tener el relleno previamente preparado. Pero esto lo dejamos para otro día.

Para que no se pegue la pasta, la introduciremos en un bol con abundante harina y lo mezclaremos bien.

Después habrá que sacar la harina sobrante sacudiendo bien la masa.

Paso 6

Si vais a guardar la pasta podéis congelarla, ya que no nos olvidemos de que tiene huevo crudo y las pastas italianas que compramos ya hechas tienen un proceso de secado muy lento, en unos aparatos especiales.

Ahora sólo queda cocerla.

Alternativas

Esta pasta es, como bien indica su nombre, al huevo, pero se puede hacer con espinacas, tomate, tinta de calamar, etc.

Para ello habrá que preparar un caldo con el ingrediente que queramos y utilizarlo sustituyendo un huevo y el agua por un vaso, aproximadamente, del líquido elemento.

Buen provecho.

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es