Baklava

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Baklava

 

Cuando estuve en Marruecos lo que más me llamó la atención es la cantidad de comidas que hacen con masas. Y masas especialmente delicadas, como el hojaldre o la pasta filo.

Los dulces los bordan, eso sí, ligeros no son, así que si estamos en plena operación bikini, nos vamos olvidando de esta receta.

Lo único que da trabajo es pelar los pistachos. No intentéis buscar pistachos pelados a la venta, ya que es muy difícil encontrarlos. Sólo se venden para hostelería. Así que hay que armarse de paciencia y reprimirse un poco de llevar alguno a la boca, sino el trabajo va a ser el doble.

Por cierto, la receta es una adaptación de una que me dieron en un curso de Hello Cooking.

 

 

Los ingredientes son:

- 150 grs de nueces peladas

- 150 grs. de pistachos pelados

- 1 puñado de uvas pasas (optativo)

- 1 cucharada de postre de canela

- 6 cucharadas de azúcar

- 3 clavos de olor

- 1/2 taza de agua

- Mantequilla

- 12 láminas de pasta filo, aproximadamente

 

Paso 1

Primero dejaremos listo el relleno de la baklava. Para ello mezclamos las nueces con los pistachos, aunque pueden ser otros frutos secos como almendras, avellanas, pipas,... eso al gusto. A mí, personalmente, la mezcla que más me gusta es esta.

Machacamos con un mortero hasta que quede a medio camino entre el fruto seco entero y polvo de fruto seco. Nos interesa que haya tropezones algo grandes. Pero eso, como la elección de los frutos, ya es al gusto.

Una vez que esté todo machacado le añadimos una cucharada de azúcar, la canela y las pasas, en caso de que se las echemos. Mezclamos bien y reservamos.

Paso 2

Derretimos la mantequilla al fuego.

Extendemos una hoja de pasta filo y la pintamos con la mantequilla.

Espolvoreamos por encima el relleno de frutos secos.

Ponemos un palo en el borde inferior y envolvemos la pasta con ayuda del palo.

Quitaremos la pasta arrugándola. Cuanto más fresca esté la pasta, mejor sale, sino pasará a quebrarse.

Todo este proceso se puede ver en las fotografías del final.

Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante unos 20 minutos, que son los que aprovecharemos para hacer el almíbar.

Paso 3

Preparamos el almíbar.

Para ello pondremos en un cazo a fuego fuerte el agua con las 5 cucharadas de azúcar restante y los clavos de especias.

Llevaremos a ebullición y después bajamos el fuego. Removemos durante unos 20 minutos a fuego medio sin dejar de remover, ya que si no se carameliza y no se hace el almíbar. Se sabe que está listo cuando el agua está densa.

Paso 4

Una vez que esté la masa dorada la retiramos del horno y la regamos con el almíbar.

Podemos cortar los rulos, ya que son muy grandes.

Buen provecho.

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es