Cordero a la miel

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Cordero a la miel

 

Llega la navidad y toca comer cordero. Y si no es navidad, tampoco pasa nada, que el cordero siempre se agradece.

A mí me gusta preparado de todas formas, pero quizá sea ésta la que más me gusta. Da poco trabajo, aunque de vez en cuando hay que pasarse por el horno a hacer alguna cosilla.

Descubrí esta receta en una de estas revistas de fin de semana. Recorté la receta y ya he perdido la cuenta de las veces que la he hecho. Eso sí, como en todas mis recetas, le doy el toque personal.

Nunca se me ha dado lo de seguir las instrucciones. Pocas veces me leo los libros de instrucciones de los electrodomésticos, así que con las recetas, no voy a ser menos.

Que curioso ¿verdad?, y escribo un blog de recetas. Ahora es cuando le doy sentido al dicho de "en casa de herrero, cuchillo de palo".

Bueno, al grano. Este plato está muy bueno, sobre todo acompañado de una ensalada de escarola con granada y de unas patatas inglesas.

Como lo importante de esta receta son los tiempos de cocción, he puesto al lado de cada paso el tiempo del mismo así como el total acumulado, para daros todo hecho, menos el cordero, claro, que eso tenéis que hacerlo vosotros.

 

Los ingredientes son:

- 2 piernas de cordero lechal

- Un diente de ajo

- 2 vasos de agua

- Sal

- Orégano

- Manteca de cerdo

- 8 cucharadas de miel

- 2 cucharadas de vinagre de manzana

- 2 puñados de almendras en trozos caramelizadas (ya hablo de ellas en la receta de los bombones ultra rápidos)

- Azafrán

- Palos de madera (si puede ser de algún frutal, mejor)

 

Paso 1

Tendremos que usar para hacer esta receta, o bien una bandeja de horno con rejilla para el fondo, o bien usar unos palos de madera cruzados en el fondo, con el objetivo de que no se pegue el cordero a la bandeja y no se ablande.

Como digo en los ingredientes, si pueden ser palos de algún frutal, mejor. Normalmente uso para hacer esta receta palos de la poda de las vides, ya que le dan un sabor a uva muy agradable, aunque en algún caso tengo que admitir que he usado palillos chinos. Lógicamente, estos últimos poco sabor dan.

Una vez puestos los palos, echaremos un vaso de agua en la bandeja.

Paso 2

Preparamos la salsa, que hay que tener lista para embadurnar bien el cordero.

Para ello mezclamos muy bien la miel, con el vinagre, el azafrán y las almendras. Reservaremos hasta el momento en que vayamos a usarla.

Paso 3

Cortamos el ajo por la mitad y frotamos ambas piernas por fuera.

Paso 4- 25 minutos

Sazonamos las piernas y las ponemos en la rejilla que hemos preparado para el horno.

En la parte del cordero que queda para arriba, vamos a echar orégano.

Metemos en el horno precalentado a 175 ºC durante 25 minutos.

Paso 5- 25+15= 40

Una vez pasados esos 25 minutos, untamos ese lado de las piernas del cordero con la manteca de cerdo y dejamos otros 15 minutos.

Paso 6- 40+25= 65

Sacamos de nuevo las patas del horno y les damos la vuelta. Espolvoreamos orégano y volvemos a meter en el horno otros 25 minutos.

Paso 7- 65+15=80

Ahora toca untar este lado de las patas con la manteca de cerdo y volvemos a meterlas en el horno otros 15 minutos.

Paso 8- 80+12+12=104

Retiramos la fuente y untamos la carne con la mezcla que preparamos en el paso 2.

Metemos de nuevo en el horno y vamos a mantenerlo a fuego 12 minutos por cada lado.

Después de casi dos horas de tener el cordero al fuego, estará delicioso. Si vemos que aún no está hecho, podemos subir un poco la temperatura del horno y dejarlo otros 10 minutos por cada lado.

Buen provecho

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es