Torrijas

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Torrijas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque ya haya pasado la época, siempre está bien esta receta para aprovechar el pan sobrante.

Eso sí, no echéis mano del pan artesano, ese que en vez de pan parece un colador, que son agujeros por todas partes.

Para las torrijas: pan gramado. Ya sé que hay sitios donde es difícil de localizar, como aquí, en Galicia, pero a veces hay suerte.

En mi caso me hice con un pan especial para torrijas en Burgos, cuando fuimos en Semana Santa, así que me hice unas pocas y, el resto, lo congelé ya cortado.

 

Los ingredientes:

- Pan gramado (una barra)

- Leche entera (un litro)

- Una rama de canela

- Ralladura de limón

- Azúcar

- Canela en polvo

- Dos huevos

- Aceite de girasol (el de oliva es muy fuerte y le da mucho sabor)

 

 

Paso 1

Pondremos al fuego la leche, con una rama de canela, una cucharada de azúcar y una ralladura de limón.

Dejamos que se haga a fuego lento por espacio de media hora, controlando que no hierva.

Una vez lista, dejamos que enfríe.

Paso 2

Cortamos el pan con un centímetro de grosor, aproximadamente.

Ponemos la sartén al fuego y vamos pasando el pan por la leche (poco tiempo, sino se deshace), y por el huevo.

Las freímos en abundante aceite caliente.

 

Paso 3

Mezclamos una cucharada de azúcar con una cucharadita de canela.

Una vez hechas las torrijas, las pasamos a un plato con papel de cocina, para que absorba el aceite, y después las disponemos en una fuente con la mezcla anterior.

Ya están listas.

 

 

 

Consejo para servir

En el restaurante la Peseta, en Astorga, probé las torrijas más ricas de mi vida. Y venían acompañadas de natillas caseras.

La mezcla era buenísima, aunque no apta para colesterol alto.

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es