Tarta de manzana

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Tarta de manzana

Esta tarta, que se hace muy rápido, sirve para aprovechar los restos de una compota de manzana.

Aunque quien dice manzana, dice membrillo, albaricoque, etc.

Se puede incluir dentro de las recetas express, ya que, ni es complicada ni lleva mucho tiempo, siempre y cuando ya tengamos hecha la compota, sino, sólo hay que añadirle el tiempo de la cocción.

Aún así, es muy fácil

 

 

 

 

Los Ingredientes son:

- 4 Manzanas reineta

- 1 Manzana golden

- Masa de hojaldre

- Una rama de canela

- Agua

- Dos cucharadas de azúcar

- Zumo de medio limón

 

Paso 1

En caso de que no tengamos la compota hecha, la hacemos, así de sencillo:

Pelamos las manzanas reineta y le quitamos el corazón. La partimos en dados y las ponemos a fuego moderado junto con una cucharada de azúcar, el zumo de medio limón, la canela y el vaso de agua.

Dejamos que se hagan lentamente, lo cual puede llevar entre media hora y una hora.

Sabremos que están listas cuando se desagan sin ningún trabajo.

Paso 2

Estiramos la masa de hojaldre y pinchamos con un tenedor para evitar que se infle.

Extendemos la compota por encima (le quitaremos la rama de canela, claro).

Paso 3

El hecho de mezclar las manzanas es porque las reineta son muy buenas para hacer la compota, pero las golden le da ese toque semi-ácido que queda muy bien para la tarta de manzana.

Pelamos la manzana golden y la cortamos en láminas finas. Las disponemos encima de la compota como en la foto. Una vez toda cubierta expolvorearemos azúcar por encima.

Paso 4

La introducimos en el horno precalentado a 200ºC. Dejamos que se haga hasta que coja un color dorado.

Buen provecho.

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es