Polvorón

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Polvorón

 

Seguimos con comida navideña.

En casa no sólo podemos hacer el pavo, o el bacalao, también podemos hacer los postres.

Si el otro día veíamos que las marquesas eran muy fáciles de hacer, y que no valía la pena ir al supermercado, hoy veremos otro tanto con los polvorones.

Eso sí, estos tienen trampa, no los he hecho yo, sino mi Curru, mi suegra, que es una gran cocinera, la del chuf chuf y zas zas. La que da las recetas de oído. Esta os la intentaré traducir yo.

Espero que os guste tanto como a nosotros.

 

 

 

 

Los Ingredientes son:

- 400 grs de harina

- 400 grs de almendra cruda entera

- 1 huevo

- 200 grs de mantequilla a temperatura ambiente

- 1 pizca de sal

- 100 grs de azúcar

- Azúcar glass

 

Paso 1

Ponemos la harina en una sartén y la llevamos al fuego. ¡No se os ocurra echarle aceite! que hay quien lleva la ecuación sartén-aceite a pies juntillas. No. Sólo la harina y la sartén, en amor y compañía. A fuego moderado, que no es ni fuerte ni bajo, hasta que se empiece a poner tostada. Para ello acordaros de remover, sino sólo se dorará por una parte. Venga, un poquito de brazo, que nos hace falta Y si tenemos el derecho muy musculado, el izquierdo. Hasta cocinando se hace deporte, ya veis.

Paso 2

Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente en un bol o recipiente grande y le vamos añadiendo la harina tostada poco a poco. Amasamos bien, hasta que toda la mezcla esté compacta. Ahora es ejercicio de ambos brazos, que hay que bajar tanta comida navideña. Y si metemos los abdominales para dentro, mejor que mejor, ya ejercitamos de cintura para arriba.

Paso 3

En este paso dejaré que escojáis. Hay que picar almendra, aproximadamente 2/3 muy picadita y el resto menos picada.

Así que os voy a dar la opción de hacerlo a mano, con un mazo, en almirez, etc. Eso sí, que no haya nadie en la cocina y poneros unas gafas de esas que usan los soldadores, que puede haber proyectiles.

Para los más cómodos, o prácticos, con una picadora eléctrica o la que llamaban un-dos-tres.

Paso 4

Añadimos la almendra picada, la pizca de sal y el huevo a la harina y mantequilla.

Volveremos a mezclar bien, a estas alturas ya llevamos lo equivalente a media hora de TRX de gimnasio.

Una vez todo mezclado lo metemos en la nevera tapado con un film transparente unos 15 minutos.

Paso 5

Ahora es cuando podemos llamar a los jóvenes de la casa.

Vamos a hacer unas bolas del tamaño de una pelota de golf, por esto de seguir con el deporte, y las pondremos en la bandeja para horno forrada de papel especial de hornear.

Es el momento del "forzudo" de la casa. Que le de un puñetazo, pero que no se pase, a cada bola con intención de que quede aplastada.

Paso 6

Metemos en el horno que habremos precalentado a máxima potencia. Lo bajamos entonces a 150ºC (no sabéis lo que me costó sacar esta información, no os iba a poner "ti vas vendo" ("tu vas viendo"), así que mi labor traductora en este punto es crucial).

Paso 7

Sacamos una vez que estén dorados y dejamos enfriar.

Una vez que estén fríos del todo espolvoreamos azúcar glass. Y con todo digo todo, porque hay quien tiene prisa porque quiere bajar a la compra y le echa antes de que enfríe ¡NOOOOOO! Te bajas primero a la compra y después le echas el azúcar glass encima.

Y no pienses que no te entiendo, que soy de las que no puedo salir de casa dejando la cama sin hacer, pero en este caso, te das media vuelta y te vas, que cuando estés cogiendo el fiambre ya te habrás olvidado de los polvorones.

Buen provecho y felices fiestas

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es