Arroz con leche a la Curru

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Arroz con leche a la Curru

 

Curru es mi suegra. Al contrario de lo que suele ocurrir, nos llevamos bien, muy bien.

Es proveedora de gran número de recetas, aunque con ella tengo un problema. Me las da a fascículos.

De hecho, mi gran logro fue ser capaz de componer esta receta completa. Creo que me llevó 10 años y unas 20 pruebas fallidas.

Y como el catador en mi casa es, precisamente, su hijo, siempre oía la misma canción: "está bien, pero no como el de mi madre", y ala, a zamparme yo todo el arroz con leche.

Después de las veinte intentonas, y desesperada por los contínuos fracasos, le volví a pedir la receta. ¿Le has hechado sal? No, le dije, no me habías dicho nada. Es evidente, sentenció ella.

¿Y has cocido el arroz en agua? No, le dije yo, es arroz con leche, no arroz con agua. Hombre, Minia, es evidente. Volvió a sentenciar.

Así que nada. Poco a poco fui componiendo la receta hasta conseguir el éxito, que fue cuando Julio- mi chico- me dijo que estaban como los de su madre.

Por lo tanto, os voy a ahorrar 10 años de intentos fallidos y os daré la receta sin obviar ni dejar nada atrás. Que en la cocina no se puede dar nada por sabido.

 

Los ingredientes:

- 2 vasos de arroz- cogéis en el super el más barato, pero que no sea ni vaporizado ni integral, que una vez les hice a mis tíos en Inglaterra un arroz integral con leche y creo que aún ahora está intentando tragarlo. Y ya han pasado 20 años. Si tenéis dudas, hay ahora uno de SOS especial para postres que da buen resultado.

- 2 litros de leche entera- si usáis la desnatada no me echéis las culpas de que el arroz no os ha salido bien.

- 1 huevo- y vamos separando las claras de las yemas

- La corteza de medio limón

- 1 rama de canela

- Azúcar- aproximadamente 4 cucharadas soperas. Cuidado al probarlo, que al enfriar se nota más el azúcar, y es preferible que quede algo soso de azúcar, como todos los postres.

- Canela en polvo- una cucharada, que mezclaremos con otra de azúcar.

- Sal

 

Paso 1

Ponemos el arroz en una olla y lo cubrimos con agua y un poquito de sal. Ponemos al fuego a media potencia y lo dejamos hasta que rompa a hervir. Al contrario que el arroz en blanco, éste sí que conviene remover. No lo tapamos que tiene que evaporar el agua.

Paso 2

Mezclamos un tazón de leche con la yema del huevo y lo mezclamos bien. Se lo agregamos al arroz junto con el resto de la leche, el azúcar, la canela en rama y el limón.

Bajamos el fuego a 1/4 de la potencia y nos ponemos a ver una película. Mientras tanto, removemos el arroz ya que va a tener que estar al fuego sobre dos horas. Y si no tenemos tele en la cocina, como es mi caso, escuchamos a mi amiga Ainhoa de la Ser.

Sí, la cocina requiere de paciencia. Tampoco es que haya que estar removiendo seguido, pero de vez en cuando unos mimos, no vienen mal.

Vamos incorporando más leche a medida que ésta se vaya consumiendo hasta acabarla toda. Rectificamos el azúcar.

Paso 3

Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y las añadimos al arroz una vez hecho y recién salido del fuego. De esta manera se nos cocerían un poco las claras y quedarían más duras. Mezclamos con movimientos envolventes.

Paso 4

Por último, quitamos la canela y el limón, no vaya a ser que vayan tropezones, y espolvoreamos con la mezcla de azúcar y canela.

Paso 5

Se lo damos a comer hasta los que se declaren enemigos del arroz con leche. Al fin y al cabo, del amor al odio hay un paso, y sé de más de uno que, una vez probado el arroz con leche de esta receta, siguió diciendo que no le gustaba... excepto el de Curru.

 

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es