Torta de maiz de Guitiriz

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Torta de maiz de Guitiriz

 

 

 

 

 

 

 

Creo que, junto con la bica mantecada, este es otro de los postres gallegos por excelencia.

Lo difícil es dar con una buena harina de maiz. ¡No se nos ocurra usar maizena! que ya veo a alguno que se le ilumina la bombilla. La maizena no es harina de maiz, sino que es la fécula o almidon del maiz, con lo que no vale como tal.

Este bizcocho tiene la característica de ser un pelín seco, por lo que es ideal para acompañar al café o a un buen tazón de chocolate caliente.

 

 

Los Ingredientes son:

- 200 grs de mantequilla a temperatura ambiente

- 250 grs de azúcar

- 8 huevos

- 200 grs de harina de maíz amarillo

- 200 grs de harina de trigo

- Ralladura muy fina de limón (según nos guste la presencia del limón en los bizcochos le echaremos más o menos, pero sí que es importante que lleve, pues es sabor característico de este postre)

- Un chorrito de anís

 

Paso 1

Se bate el azúcar con la mantequilla hasta que quede una crema blanca y suave.

Paso 2

Se separan las yemas y las claras. Se baten las yemas y se agregan a la mantequilla.

Paso 3

Se añade también la ralladura de limón, el chorrito de anís y se van agregando las harinas poco a poco, mejor tamizadas y removiendo con suavidad toda la mezcla

Paso 4

Se baten las claras a punto de nieve y se agregan a la preparación anterior poco a poco y con movimientos envolventes, sin batir.

 

Paso 5

Se vierte la preparación en un molde para horno (si es de silicona no hace falta nada más, si es metálico habrá que embadurnarlo con mantequilla y harina, ya sabéis).

Se mete en el horno a temperatura muy alta, 230ºC durante unos 30 minutos.

Una vez que se saque del horno se deja enfriar un poco y se espolvorea con azúcar glass.

Buen provecho

 

 

Los consejos de Gemma:

 

 

Para estas tardes de otoño, nada mejor que un cafelito en casa con la familia o amigos, pero mejor aún si está acompañado con un trozo de esta torta de maíz, ¿no creéis? No sé vosotros, pero yo ya me he puesto en marcha con las recetas de este blog, y aunque no soy muy larpeira, he empezado por los postres. La tarta de manzana un éxito, muy rica y además rápida de hacer. La próxima va a ser la leche frita. La torta de maíz no la he hecho nunca, pero no tardaré mucho en ponerme a ello, pues tengo un kilo de harina de maíz desde hace un tiempo en la despensa, y ahora ya tengo excusa para darle salida.

Éste es uno de los bizcochos más sabrosos y con más fama de nuestra gastronomía. Tiene incluso su propia leyenda. Se dice que fue un milagro de la Virgen, que fue acogida por una mujer pobre para pasar la noche en su humilde casa. Sus hijos no dejaban de llorar de hambre, así que la Virgen le dijo a la mujer que hiciera una torta con agua y las cenizas de la lareira. Con el agua ligó la masa y la ceniza se volvió maíz, y así fue como nació la primera torta de Guitiriz.

Aunque se llama torta de maíz, como podemos ver lleva mitad harina de trigo, y mitad de maíz, así que atención a quien tenga algún celíaco en casa (o de invitado), pues el maíz no contiene glúten, pero el trigo sí. Ojo también con los diabéticos, o quien tenga la glucosa alta, pues aparte de los hidratos de carbono complejos de absorción lenta aportados por las harinas, también contiene una cantidad importante de azúcar refinado (simples o de absorción rápida), con un índice glucémico alto, lo que puede elevar los niveles de azúcar y llevar a picos de glucosa en sangre.

En muchas recetas le añaden manteca de vaca cocida en vez de mantequilla, que le da un sabor y una textura muy característicos. La manteca de vaca no es difícil de encontrar aquí en Galicia, pero podemos usar también la mantequilla comercial tal cual, o clarificarla. Para ello la ponemos el fuego a baja temperatura hasta que se derrita y luego vamos retirando la espuma blanca que se forma en la superficie. Se deja enfriar en un recipiente y que solidifique en la nevera. Recordemos que para hacer la torta tiene que estar a temperatura ambiente, así que la sacaremos de la nevera un rato antes de empezar con la elaboración.

Es un postre muy calórico, así que tomadlo con moderación, pues aporta gran cantidad de hidratos de carbono (azúcar y harinas) y grasas (manteca o mantequilla y huevos). También aporta proteínas a través de las harinas y de los huevos.

La harina de maíz contiene minerales como magnesio, fósforo, hierro, selenio y zinc, y vitaminas del grupo B, sobre todo tiamina (B1), vitamina E y vitamina A.

Si esta harina está refinada y es blanca (y no está enriquecida) carece de vitamina A y de fibra, pues ambas desaparecen en el refinado. Sin embargo en esta receta se aporta esta vitamina a través de la mantequilla y los huevos, al igual que otras como la vitamina E, D, riboflavina o B2, piridoxina o B6, cianocobalamina o B12.

Pues ya sabéis, animaos con ella que no es tan difícil; siempre podéis probar con agua y ceniza esperando que se obre el milagro, pero me da que va a ser más práctico y sabroso seguir los pasos que nos da Minia. Un saludo y hasta la receta que viene.

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es