Brownie

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Brownie

 

Poca comida americana ha tenido tanto éxito como las hamburguesas o los brownies.

Resulta un postre muy contundente, aunque con el que quedas bien lo lleves a donde lo lleves.

Aunque hay quien lo hace con avellanas o almendras, yo soy una gran aficionada a las nueces, así que con ellas lo hago.

Yo lo hago para celebraciones especiales, como es el caso, que vamos a celebrar la receta nº 100.

 

 

 

 

 

Los ingredientes son:

- 200 grs de azúcar

- 120 grs de chocolate negro

- 90 grs de mantequilla

- 2 huevos

- 90 grs de harina

- 75 grs de nueces

 

 

Paso 1

Calentamos el horno a 180 ºC

Paso 2

Fundimos la mantequilla y el chocolate al baño María y dejamos enfriar.

Paso 3

Mientras enfría batimos los huevos con el azúcar hasta que queden blancos. Añadimos la harina y mezclamos muy bien.

Una vez que esté frío el chocolate, lo añadimos a esta preparación.

Paso 4

Agregamos las nueces troceadas, unas pueden ser más grandes y otras más pequeñas, en la variedad está el gusto.

Paso 5

Vertemos en un molde pequeño cubierto con papel de hornear. Podemos ver en la receta del pastel de espárragos el truco para su colocación. En mi caso he utilizado un molde de 20*30 cm, ya que de esta forma queda más alto y por lo tanto, menos seco.

Metemos en el horno durante una media hora.

El exterior debe quedar crujiente y el interior mullido.

Se puede tomar tanto en caliente, acompañado de una bola de helado de vainilla, nata o fresa, como en frío.

Buen provecho.

 

 

 

Los consejos de Gemma:

 

Mmmm…qué apetecible con una infusión, un vaso de leche o un chocolate calentito…

El brownie es el dulce más clásico y conocido de la gastronomía estadounidense, que ha sido importado por todo el mundo, y nosotros, como no, también. Es un pastel de chocolate servido en pequeñas porciones. Se llama así por su color marrón oscuro, así es que su traducción literal sería “marroncito”. Se suele hornear en un molde rectangular y servir en porciones cuadradas. A veces se cubre con una capa de chocolate y puede llevar dentro trocitos de chocolate, de nueces, avellanas, almendras, o butterscotch (una especie de toffee crujiente). En realidad se puede elaborar con multitud de ingredientes como naranja, café, canela, vainilla, leche condensada, limón, plátano, fresas, piñones, dátiles, pasas o incluso queso, así que como podéis imaginar hay infinitas variantes de este postre, incluso versiones veganas, sin huevo y con aceite de girasol y leche de soja.

Hay tres leyendas sobre la creación del brownie; la primera dice que un chef añadió por accidente chocolate derretido en una masa de galletas. La segunda, que un cocinero se olvidó de añadir harina o levadura a la masa, y la tercera que un ama de casa dispuesta a hacer un bizcocho de chocolate no tenía levadura (o se le olvidó) y quedó este resultado. Lo sirvió igual, y al contrario de lo que pensaba fue todo un éxito; en fin, que bendito despiste, pues gracias a él podemos disfrutar de este delicioso postre. A veces pasan estas cosas, que experimentando salen cosas increíbles, y de eso sabe mucho la cocinera de este blog.

Debemos ser cautos con este postre, pues es altamente calórico. Tiene un elevado aporte de hidratos de carbono, por la presencia de la harina, el azúcar en cantidad, el chocolate, los frutos secos…, también es rico en grasas que aporta la mantequilla, el chocolate y las nueces. Cada 100g de alimento aportan entre 450 y 500 calorías.

Las nueces son un alimento muy sano y nutritivo, pero también muy calórico. Son muy adecuadas en casos de alimentación deficitaria o de necesidad de energía extra (enfermos, falta de apetito, niños y jóvenes, embarazadas, personas mayores, periodos de estrés, de exámenes o de trabajo extra físico o mental) …) Contribuye a ese desarrollo físico y mental en niños y jóvenes, mejora el rendimiento, la memoria y la concentración.

La nuez es un fruto oleaginoso (elevado porcentaje de lípidos o grasas), destacando la presencia de ácidos grasos poliinsaturados (sobre todo linoléico y en menor proporción linolénico). En dietas vegetarianas, sustituye el aporte de ácidos grasos omega-3 del pescado.

Contiene gran cantidad de hidratos de carbono y proteínas y es rica en fibra, que favorece el tránsito intestinal, y disminuye los niveles de colesterol, regula el nivel de azúcar en sangre y protege ante enfermedades como el cáncer de colon.

La nuez es cardiosaludable y antioxidante, pues protege de las enfermedades cardiovasculares y degenerativas (como el Alzheimer), reduce el colesterol “malo” o LDL, previene la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias y pérdida de elasticidad de sus paredes) y la aterosclerosis (depósito y acumulación de ateromas o placas de grasa y colesterol en el interior de las arterias), disminuye la tensión arterial y evita la coagulación y formación de trombos en venas y arterias. Además tiene también acción antiinflamatoria.

Entre las vitaminas destacan la vitamina A, la E y las del grupo B, especialmente el ácido fólico (B9), tiamina (B1), riboflavina (B2) y piridoxina (B6) y niacina (B3) que benefician al sistema nervioso y cerebro. También aporta vitamina C, aunque parte se pierde durante el “secado”.

Respecto a los minerales destaca el contenido en potasio, magnesio, fósforo, calcio, hierro, y zinc; e incluso pequeñas cantidades de cobre y sodio.

Contiene compuestos beneficiosos para el cerebro como son la lecitina, el fósforo y las vitaminas del grupo B.

Su elevado contenido en polifenoles ayuda a la memoria y ayuda a prevenir la demencia senil y el Alzheimer precoz.

También ayuda en la liberación de serotonina, la hormona de la felicidad, de la cual ya hablamos en la receta del hummus. Es un neurotransmisor con propiedades para disminuir el estrés, la ansiedad y evitar el nerviosismo, que produce un efecto saciante y de bienestar y, por tanto, disminuye la sensación de hambre.

Las nueces contienen un antioxidante que sólo se encuentra en ellas (quinona juglone) a la que se atribuyen propiedades anticancerígenas, respetando el tejido sano.

Respecto al chocolate, cada día nuevos investigadores sacan a la luz estudios relacionados con las súper choco propiedades. El cacao es el ingrediente responsable de estas propiedades beneficiosas, así es que cuanto más puro y amargo sea el chocolate mejor (mínimo de un 65-90% de cacao). Aunque es un alimento muy calórico por su contenido en grasas, éstas son protectoras del corazón.

Muchos estudios le asignan al chocolate propiedades antioxidantes (tanto o más que el té verde o el vino tinto), neutralizando los radicales libres, limitando así el daño que puedan causar a las células de nuestro organismo.

El cacao contiene más de treinta componentes antioxidantes: flavonoides, anandamida, feniletilamina, alcaloides como la cafeína y la teobromina, y un largo etcétera) que, además de esta acción protectora, le confieren al cacao propiedades estimulantes y euforizantes, reguladoras del humor, influyendo en la depresión y el ánimo, efectos sobre la concentración, el bienestar emocional y el placer, protectoras de la salud cardiovascular, excitantes del sistema nervioso, haciendo que estemos más activos y despiertos ante los estímulos, facilitadoras de la eliminación de orina (diuréticas), etc.

Pero debemos tener en cuenta que en la elaboración del chocolate se emplea también gran cantidad de azúcar y féculas como espesantes, harina de maíz, trigo o algarrobo, etc, por lo que es un alimento altamente energético.

Así que ya veis, el chocolate es uno de los mejores alimentos para darse un capricho en momentos de estrés, y no se me ocurre mejor manera de tomarlo que en forma de este delicioso postre que nos presenta Minia. El brownie se puede tomar ya frío, pero se suele servir caliente acompañado de una bola de helado de nata o vainilla, o con nata montada; la mezcla de temperaturas y sabores es genial… pero mejor probad a hacerlo vosotros mismos y nos contáis… Después acordaos de salir a andar o de coger un rato la bici este fin de semana… Esperemos que llueva un poco menos. Buen fin de semana y no os perdáis la receta del lunes, típica y nuestra donde las haya….

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es