Sopa de la abuela

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Sopa de la abuela

Como aún parece que no nos acabamos de sacar el frío y la lluvia de encima, vamos a hacer una sopita, a ver si entramos en calor. Además, es reconstituyente, mineralizante y todo lo demás.

Lo fundamental para una sopa bien rica es que hay que tener tres tipos de carnes: ternera, cerdo y pollo o gallina, y sobre todo, no tener prisa en hacerla.

Realmente fue de las recetas que más tardé en hacer, porque no me acababa de convencer ninguna preparación, pero desde que descubrí esta, por lo menos una vez al mes cae una sopita. Y eso sí, siempre tengo reservas en el congelador de alguna botellita de caldo limpio, que aparte de sacarte de apuros, cuando alguien se pone mal en casa no hay mejor remedio.

 

Los ingredientes son:

- Hueso de ternera

- Hueso de jamón o lacón

- Panceta- un trozo grande y cruda, sin ser ahumada

- Carcasa de pollo

- Una pata de gallina (pero sin las uñas, que meterlas en la comida es la mayor porquería que hay, pensar dónde estuvieron esas uñas y lo que se esconde en ellas)

- Una cebolla

- Dos zanahorias

- Perejil

- Sal

- Azafrán

- Pasta de sopa (a mí la que me gusta son los piñones o lágrimas)

 

Paso 1

Limpiamos bien toda la carne. La ponemos en una pota junto con las verduras y el perejil.

Paso 2

La llenamos de agua y la ponemos al fuego medio durante mucho tiempo, como unas dos horas, evitando que llegue a hervir fuerte. En este caso solo un pif-pif.

Si hierve, es cuando la sopa se pone de color blanco y coge un sabor algo amargo.

 

Paso 3

Con la espumadera eliminamos la espuma que se vaya creando.

 

Paso 4

Colamos bien toda la sopa y desmenuzamos la carne. Hay a quien le gustan los tropezones. En ese caso, lo mejor para conservarlos y que no se sequen es cubrirlos con el agua de la sopa.

Paso 5

Una vez colado el caldo, yo siempre dejo a enfriar una buena cantidad para congelar.

Con el resto, hago la sopa de la manera habitual, eso sí, con un pelín de azafrán ganará sabor.

Conservación

Esta sopa habrá de conservarse en frío.

Para evitar que se blanquee habrá que recalentarla a fuego medo hasta que hierva. Es muy importante que hierva, porque sino se puede picar.

Cuidado con los días de tormenta, ya que se pica más fácilmente.

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es