Crema de lechuga

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Crema de lechuga

 

 

¿Que se nos ha ablandado la lechuga y ya no vale para hacer una ensalada?

¿Que tiramos media lechuga porque las hojas no son bonitas para la ensalada?

¿Que tenemos insomnio?

La respuesta a todas estas preguntas es muy sencilla: crema de lechuga.

Siempre vemos la lechuga como ingrediente principal de la ensalada y nos olvidamos que, al igual que las espinacas o la col, también es una verdura a la que se puede echar mano para una suculenta crema.

Además, la lechuga es un excelente remedio natural para el insomnio, sobre todo si se toma en caliente. Por ello hay gente que se prepara infusiones de lechuga y menta. Pero una buena cremita, también nos puede ayudar dormir bien. Si no me creéis, hacéis la prueba y me decís.

 

Los ingredientes son:

- Un puerro

- Dos zanahorias

- Una patata- simplemente para darle consistencia

- Lechuga

- Agua

- Aceite

- Sal

- Pastilla de caldo de pollo

 

Paso 1

Picamos el puerro, las patatas y las zanahorias y lo sofreímos ligeramente.

Limpiamos y picamos la lechuga y se la agregamos al sofrito anterior.

Paso 2

Una vez que están blandas las verduras- sin llegar a dorarse- agregamos el agua hasta que las cubra.

También agregaremos la pastilla de caldo. La sal se la echaremos una vez que esté lista, para saber el punto exacto de sal que necesita.

Paso 3

La ponemos a fuego fuerte en la olla rápida. Cuando rompa a hervir, la dejaremos 10 minutos en el máximo- sin que se llegue a salir el agua de la olla-.

Paso 4

Una vez lista, le pasamos la batidora hasta que quede suave. Si vemos que queda muy grumosa le agregamos más agua.

Buen provecho.

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es