Vichysoise de puerro y manzana

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Vichysoise de puerro y manzana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que finamente se denomina Vichyssoise no es otra cosa que crema de puerros. Así de fácil.

Después se le pueden realizar todo tipo de modificaciones en la receta, como es el caso, pero la base es una crema de puerros.

 

 

Los Ingredientes son:

- 1 cebolla

- 4 puerros grandes

- 2 manzanas dulces tipo reineta

- Pimienta blanca

- Agua (se puede usar caldo de verduras)

- Aceite

- Sal

- Leche evaporada (optativo)

 

 

Paso 1

Se pica fina la cebolla y los puerros y se ponen a pochar a fuego medio hasta que ablandan.

Paso 2

Se añade la manzana, la pimienta, la sal y agua hasta cubrir.

Paso 3

Se pone a fuego fuerte hasta que rompa a hervir, entonces se baja a fuego medio durante una media hora.

Si se hace en la olla rápida, con 10 minutos al mínimo, llega.

Paso 4

Se bate bien con la batidora y se agrega leche evaporada en caso de que se quiera hacer más suave la textura.

Se puede servir caliente o fría.

Buen provecho

 

 

 

Los consejos de Gemma

 

Para este lunes Minia nos propone una vichyoisse depurativa y desintoxicante contra los posibles excesos del fin de semana, a lo que van a contribuir tanto el puerro como la manzana.

Se trata de una sopa muy relevante de la cocina francesa, pero que es conocida internacionalmente.

Este plato tiene muchas versiones, en la receta original se elabora con patata, con mantequilla y nata, pero esta opción que nos ofrece Minia, con manzana y aceite de oliva, se acerca más al concepto de dieta saludable, resultando un plato más digestivo, con un aporte calórico menor y nos regala las bondades de la manzana y de nuestro oro líquido.

El puerro es considerado un antibiótico natural; es una hortaliza de la familia de las liliáceas, como la cebolla y el ajo, y al igual que éstos, posee propiedades antibacterianas gracias a sus componentes sulfurosos, especialmente la alicina, lo que resulta interesante para las afecciones respiratorias por ejemplo.

Es rico en carotenos, vitamina A, C, E, y algunas del grupo B como la piridoxina(B6) o el ácido fólico (B9)

En cuanto a los minerales es rico en potasio, magnesio, fósforo, calcio, hierro y selenio, y pequeñas cantidades de manganeso, zinc y cobre.

Es adecuado para prevenir el estreñimiento, por su contenido en fibra alimentaria, destacando cantidades importantes de mucílagos (fibra de tipo soluble) y celulosas, de efecto laxante y regulador del tránsito intestinal. Dentro de la fibra también contiene fructo-oligosacáridos o prebióticos que favorecen el mantenimiento de la flora intestinal.

Su contenido en potasio le confiere propiedades diuréticas, importante para la retención de líquidos, la hipertensión o la gota

Posee propiedades fluidificantes de la sangre, por su contenido en aliína y ajoeno, que ayudan a prevenir la aparición de trombos o coágulos, y el zinc además interviene en mantener sanas las paredes arteriales.

Por otro lado, la manzana es una fruta rica en vitaminas y minerales, y una de las más beneficiosas para nuestra salud (por algo existe el dicho: “una manzana al día aleja al médico de tu vida”)

Es diurética, depurativa y desintoxicante del hígado por su contenido en aminoácidos como la cisteína y la arginina y en ácido málico.

Es antiinflamatoria del aparato digestivo y reguladora de la función intestinal; aunque parezca contradictorio su consumo es positivo tanto en caso de diarrea como de estreñimiento.

Es una fruta muy rica en pectina, un tipo de fibra soluble que forma parte de la pared de las células de las plantas, y que está presente especialmente en la piel de las frutas. Tiene propiedades gelificantes, por lo que es usada en la industria alimentaria en la elaboración de alimentos como confituras y mermeladas.

El consumo de alimentos ricos en fibras solubles elimina toxinas y disminuye los niveles de colesterol, atrapando y eliminando el colesterol “malo” o LDL. También ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre, retardando la absorción de los hidratos de carbono, y disminuyendo así las subidas de azúcar.

Otros alimentos ricos en fibra soluble son la zanahoria, berenjena, calabaza, patata, tomate, higo, plátano, membrillo, naranja, pera, ciruela, legumbres como los guisantes y las habas….

Otro componente interesante de la manzana es la quercetina, un flavonoide con numerosas propiedades, entre las que destacan su capacidad antioxidante (neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento celular), antibacteriana, reduce el colesterol LDL , previene la oxidación del colesterol HDL, y posee actividad antihistamínica. Por todo ello sus aplicaciones terapéuticas son diversas, como el tratamiento y prevención de las enfermedades cerebrovasculares, la cistitis, la obesidad o el cáncer, así como en casos de ataques alérgicos o asmáticos.

Otros alimentos con niveles altos de quercetina son la cebolla roja (representa el 10% de su peso seco), cerezas, pera, avena, uvas, brécol o té.

Como podemos ver este plato es medicina pura, por lo que es interesante convertirlo en un habitual de nuestra mesa.

Se puede acompañar con cebollino o perejil picado, o incluso con jamón serrano, semillas, frutos secos o picatostes.

Es ideal para cualquier época del año, porque aunque suele tomarse fría (en este caso hay que hacerla con antelación) también podemos ponerla calentita cuando hace frío. Así que podéis probarla de las dos maneras.

Bon appetite y hasta la receta del miércoles!!

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es