Los imprescindibles

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

Los imprescindibles

Como los superhéroes. Sin ellos no habría paz en nuestra cocina.

A nadie se le ocurre feir un huevo sin sartén. O lavar unos platos sin agua. Pues no nos equivoquemos, hay unos cuantos imprescindibles que son ignorados sistemáticamente en la mayoría de las cocinas.

No, no es lujo asiático disponer de ellos, es sentido común.

Si queremos empezar a poner un poco de orden en nuestra cocina, lo primero que debemos hacer es abrir los cajones y ver cuánto hueco queda libre en ellos. Si es mucho, mala cosa. ¡Para algo nos hemos gastado una pasta en llenar la cocina de esos cajones de diseño!

Y no me vale con llenarlos de trapos, que para ello hay otros armarios en casa. ¡Trapos fuera!. El cajón es para utensilios.

Y no. ¡No se nos ocurra llenarlos de espumaderas, cucharones y cucharas de madera!

Para empezar, los cucharones, como queden mal colocados, seguro que en algún momento nos bloquean el cajón y tenemos que realizar una verdadera obra de ingeniería para poder desbloquearlo. Aún me acuerdo de la tía de mi chico que tuvo un cajón de la cocina bloqueado unos cuantos años. Cada vez que llegaba un invitado nuevo a su casa y oía la anécdota del cajón, iba cual Stallone, a intentar desbloquearlo, como si aquel que fuera capaz de hacerlo ganaría un altar en esa casa. Pero no, no intentéis ir, ya se ha solucionado.

Alguien inventó unos aparatitos muy chulos y de variados diseños con unos ganchos en los que poder colgar las espumaderas. ¡Habrá que darle de comer a los inventores!

Así que: cucharones fuera!!!!

En cuanto a las cucharas de madera. Para mí forman parte de los imprescindibles, aunque lo tengo que decir bien bajo, que ahora están prohibidos en la hostelería, por eso de que en sus poros los microbios se hacen unas fiestas que ni la Semana Grande de San Sebastián.

Pues ahora nos toca hacer de "grises", y vamos a hacérselo más complicado. Saquemos entonces las cucharas de madera de los cajones y dejemos que tomen un poco el aire, que con el frío uno se recoge más y deja las fiestas para otro momento. No se lo pongamos fácil.

Ah, eso sí, de vez en cuando habrá que poner una pota con agua hirviendo y pasarlos por el balneario.

Bueno. Ahora que ya tenemos espacio en los cajones, es hora de empezar a ver cuáles son nuestros imprescindibles.

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es