La cocina de Minia

 

 

ISO, VELOCIDAD, DIAFRAGMA Y UN POQUITO DE SAL

LA COCINA DE MINIA

 

Con esta página no pretendo sumar otra más al amplio mundo de páginas de recetas, sino que quiero ir algo más allá, a través de recuerdos, de reflexiones, trucos, consejos, gustos, etc. Al fin y al cabo, el momento de la cocina es un momento para estar con uno mismo y da lugar a pensar en infinidad de cosas. Salvo que se cocine escuchando la radio o viendo la tele, que hay quien lo hace. He de admitirlo, cocino escuchando la radio cuando hago filloas, sobre todo si tengo al otro lado de las ondas a mi amiga Ainhoa, de la Ser, la "Santa-Ser", como se llama en casa, porque todo lo que dice "va a misa".

 

Mucha de la gente que ha pasado por mi mesa a comer me ha comentado la idea de abrir un restaurante...¡¡¡¡noooo!!! ¡Qué forma de odiar la cocina!. Al igual que me han insinuado que me presente a un concurso de cocina. Al próximo que me diga que me pesente a un concurso de cocina lo mando al Gran Hermano.

 

Sí que es cierto que tengo dos estados diferentes en la cocina: disfrutándola- normalmente fines de semana y cuando viene gente a comer a casa-, y odiándola- cuando tengo que pensar TOOOODOS los días el menú del día siguiente-.

 

Y cuando digo pensar, no sólo es pensar en lo que hacer de comer, sino repasar mentalmente los ingredientes que tengo en el congelador, en la nevera, en la despensa, los que tendría que comprar en caso necesario, en qué momento puedo ir a comprar, si antes o después de recoger a los niños en el cole, o entre que van a una clase o a otra,... ¡¡Lo odio!! Pero no por ello odio cocinar.

 

Empecé este proyecto como terapia y porque, como dice mi madre, soy un "culo inquieto". Siempre tengo que tener algo en mente y si supone un reto para mí, mejor. Como terapia, me ha servido, y con creces. Estoy teniendo mejor acogida de lo que esperaba y además, tengo a la familia encantada. Todos los días comen algo diferente. No os creáis que las fotos me las saco de internet, no. Las fotos son hechas por mí de platos cocinados por mí, lo cual me obliga a cocinar variado, aunque bien es cierto que no es muy diferente de lo que cocinaba anteriormente.

 

En la última temporada, además, a pasado a formar parte de esta aventura mi gran amiga-de-toda-la-vida Gemma.

Tan es de toda la vida que no recuerdo ningún día en el colegio sin ella. Sin sus tirones de pelo, sin nuestras aventuras con las hormigas, sin nuestras confesiones sobre chicos,... sin nuestras tardes de cocina.

Pues sí, con ella, en edades que ahora se consideran un peligro en la cocina, ya compartíamos nuestro tiempo frente a los fogones.

Yo seguí mi dedicación a la cocina a modo de hobby, y ella estudió lo que los alimentos nos aportan, es decir, nutrición y dietética.

Por lo tanto, ¿que mejor compañía y colaboración que sus sabios consejos dietéticos?.

Espero que sigáis disfrutando de nuestra compañía.

 

 

PREMIOS:

Ya sé que es un poco aventurado hablar de premios en plural, de momento sólo he ganado uno, pero la ilusión hay que tenerla ¿no?.

El primero, y hasta ahora el único, es el siguiente:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ñam

© 2014 Minia García buzon@lacocinademinia.es